Cali, mayo 30 de 2024. Actualizado: miércoles, mayo 29, 2024 23:25

Son dos funciones complementarias pero distintas en el ámbito empresarial

Liderazgo vs. dirección

Liderazgo vs. dirección
miércoles 23 de agosto, 2023

Liderazgo vs. direcciónPor: Rodrigo García Ocampo
CPA, MBA, MGE, MGR
Socio – Director
Email: rgarcia@sfai.co

El liderazgo y la dirección son dos conceptos diferentes pero complementarios en el ámbito empresarial.

Ambos son necesarios para el éxito de una organización, pero requieren de habilidades y competencias distintas. Un buen líder no tiene por qué ser un buen director, ni viceversa.

Lo ideal es que una persona pueda desarrollar ambas funciones de forma equilibrada y coherente, adaptándose al contexto y a las circunstancias. Así podrá lograr los objetivos propuestos y satisfacer las expectativas de sus equipos y stakeholders.

Liderazgo

El liderazgo es la capacidad de influir, motivar y guiar a otras personas para lograr una visión, una misión o unos objetivos comunes.

Un líder es alguien que tiene una visión clara de lo que quiere conseguir, que sabe comunicarla de forma efectiva y que inspira confianza y compromiso en sus seguidores.

Un líder también es alguien que sabe adaptarse a los cambios, que fomenta la innovación y la creatividad, que reconoce y valora el talento de su equipo y que promueve el desarrollo personal y profesional de sus colaboradores.

Entre las características que definen a los líderes, se destacan:

– Visión

Un líder tiene una visión estratégica de lo que quiere lograr y cómo lo va a hacer. Es capaz de anticiparse a los escenarios futuros y de definir una hoja de ruta clara para alcanzar sus metas.

– Comunicación

Un líder sabe transmitir su visión de forma clara, sencilla y persuasiva. Utiliza diferentes canales y medios para llegar a su audiencia y se asegura de que su mensaje sea entendido y compartido por todos.

– Influencia

Un líder tiene la capacidad de generar un impacto positivo en las personas que le rodean. Es capaz de convencer, inspirar y movilizar a sus seguidores para que se sumen a su causa y colaboren con él.

– Motivación

Un líder sabe cómo motivar a su equipo para que dé lo mejor de sí mismo. Es capaz de crear un clima de trabajo positivo, donde se reconozcan los logros, se celebren los éxitos y se fomente el aprendizaje continuo.

– Confianza

Un líder genera confianza en sus seguidores, en sus clientes, en sus proveedores y en sus socios. Es honesto, transparente y coherente con sus valores y principios. Cumple con sus promesas y asume sus responsabilidades.

– Empatía

Un líder se pone en el lugar de los demás y entiende sus necesidades, emociones y expectativas.

Es capaz de escuchar activamente, de dar feedback constructivo y de resolver los conflictos de forma pacífica.

– Adaptación

Un líder se adapta a los cambios del entorno y a las demandas del mercado. Es flexible, ágil y resiliente ante las dificultades.

Busca oportunidades de mejora e innovación constantemente.

Para ser un buen líder no hay una fórmula mágica, pero sí hay algunas acciones que pueden ayudar a desarrollar el potencial de liderazgo:

– Autoconocimiento

Conocerse a uno mismo es el primer paso para ser un buen líder. Es importante identificar las fortalezas, las debilidades, los valores y las motivaciones personales. Así se puede trabajar en mejorar las áreas de mejora y potenciar las habilidades propias.

– Formación

La formación continua es clave para estar al día de las tendencias, las herramientas y las metodologías más innovadoras en el ámbito del liderazgo.

Hay muchos cursos, libros, podcasts y eventos sobre liderazgo que pueden servir de inspiración y aprendizaje.

– Experiencia

La experiencia es la mejor escuela para aprender a liderar. Hay que aprovechar todas las oportunidades que se presenten para asumir roles de liderazgo, ya sea en el trabajo, en el ámbito académico o en el personal.

Así se puede poner en práctica lo aprendido y recibir feedback sobre el desempeño.

– Mentoring

Es un proceso de relación entre un mentor (un líder experimentado) y un mentee (un líder en desarrollo) donde el mentor ofrece su apoyo, consejo y orientación al mentee para ayudarle a crecer como líder. El mentoring puede ser formal o informal, y puede ser muy beneficioso para ambos.

– Networking

Se trata de crear y mantener una red de contactos profesionales y personales que puedan aportar valor, información y oportunidades al líder.

El networking se puede hacer de forma presencial o virtual, y requiere de una actitud proactiva, abierta y colaborativa.

Un buen líder no solo tiene una visión y unas características que le definen, sino que también realiza funciones específicas que le permiten ejercer su liderazgo de forma efectiva. Algunas de estas funciones son:

– Definir la visión, la misión y los objetivos

Un buen líder es capaz de definir una visión atractiva y compartida por todos, una misión que exprese el propósito y los valores de la organización o el proyecto, y unos objetivos SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales) que orienten la acción hacia los resultados deseados.

– Planificar la estrategia

Un buen líder es capaz de diseñar una estrategia que permita alcanzar los objetivos definidos.

Para ello, analiza el entorno interno y externo, identifica las oportunidades y las amenazas, establece las prioridades y los recursos necesarios, y define las acciones y los indicadores de seguimiento y evaluación.

– Organizar el equipo

Un buen líder es capaz de organizar el equipo de trabajo de forma óptima.

Para ello, selecciona a las personas adecuadas para cada puesto, asigna las tareas y las responsabilidades según las competencias y los intereses de cada uno, define los roles y las normas de funcionamiento, y crea un clima de confianza y colaboración.

– Dirigir la ejecución

Un buen líder es capaz de dirigir la ejecución del plan estratégico.

Para ello, comunica la visión, la misión, los objetivos y la estrategia a todo el equipo, delega las tareas de forma efectiva, supervisa el avance y el cumplimiento de los plazos, resuelve los problemas que surjan, toma decisiones oportunas y acertadas, y reconoce el esfuerzo y el mérito de sus colaboradores.

– Controlar los resultados

Un buen líder es capaz de controlar los resultados obtenidos.

Para ello, mide el rendimiento del equipo y del proyecto mediante los indicadores definidos previamente, compara los resultados con los objetivos esperados, identifica las desviaciones y las causas que las originan, propone acciones correctivas o preventivas para mejorar la calidad y la eficiencia del trabajo, y elabora informes o presentaciones que reflejen el impacto del proyecto.

Sin embargo, los líderes de los tiempos actuales se enfrentan a entornos cada vez más complejos, dinámicos e inciertos, donde tendrán que lidiar con múltiples factores que pueden limitar su capacidad de liderar con éxito.

Algunos de estos factores son:

– La globalización

Implica una mayor interconexión e interdependencia entre países, regiones, organizaciones e individuos.

Esto supone una mayor competencia, diversidad y oportunidad para los líderes, pero también una mayor exigencia, adaptación y riesgo.

Los líderes tienen que ser capaces de gestionar equipos multiculturales, trabajar en entornos virtuales o híbridos, aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías e innovar constantemente para diferenciarse en el mercado global.

– La transformación digital

Implica una mayor velocidad, accesibilidad e inteligencia para los líderes, pero también una mayor complejidad, vulnerabilidad e incertidumbre.

Los líderes tienen que ser capaces de dominar las herramientas digitales más avanzadas a fin de hacer de la información su mayor recurso en su proceso.

– La gestión de la diversidad

Los líderes deben ser capaces de integrar y aprovechar las diferencias culturales, generacionales, funcionales y de género que existen en sus equipos y organizaciones.

– La inteligencia emocional

Los líderes deben desarrollar su autoconocimiento, autocontrol, empatía y habilidades sociales, para gestionar sus propias emociones y las de los demás, así como para generar un clima laboral positivo y saludable.

– La ética y la responsabilidad social

Los líderes deben actuar con integridad, honestidad y transparencia, respetando los valores y principios de la organización y de la sociedad, así como asumiendo las consecuencias de sus decisiones y acciones.

De otra parte, es de indicar que, el liderazgo es un factor clave para el buen desempeño del gobierno corporativo, ya que contribuye a:

– El cumplimiento

Un líder promueve el respeto a la legalidad vigente y a las políticas internas de la organización, así como el control interno y la rendición de cuentas.

– La mejora

Un líder fomenta la cultura de calidad, la excelencia operativa y la mejora continua en todos los niveles y áreas de la organización.

– La productividad

Un líder impulsa el desempeño óptimo de los recursos humanos, materiales y financieros disponibles, generando valor añadido para la organización y sus stakeholders.

De otra parte, al líder le compete dirimir los posibles conflictos con sus partes de interés o con sus equipos dado que estos son inevitables en cualquier ámbito humano, especialmente en el empresarial, donde existen intereses diversos y a veces contrapuestos.

Un líder debe saber cómo prevenir, gestionar y resolver los conflictos que puedan surgir con sus partes de interés o con sus equipos, aplicando las siguientes estrategias:

– La negociación

Un líder busca alcanzar acuerdos mutuamente beneficiosos para las partes implicadas en el conflicto, mediante el diálogo constructivo, el intercambio de información y la búsqueda de soluciones creativas.

– La mediación

Un líder recurre a una tercera parte neutral e imparcial que facilite la comunicación entre las partes en conflicto, ayudándoles a entender sus posiciones, intereses y necesidades, así como a encontrar puntos en común y alternativas viables.

– El arbitraje

Un líder acepta someterse a la decisión de un árbitro externo e independiente que resuelva el conflicto, basándose en criterios objetivos y racionales, y que sea vinculante para las partes.

Dirección

La dirección es el proceso de planificar, organizar, dirigir y controlar las actividades y recursos de una organización, con el fin de alcanzar los objetivos previamente definidos.

La dirección implica tomar decisiones, asignar responsabilidades, establecer normas, supervisar el trabajo y evaluar los resultados.

La dirección se basa en el ejercicio de la autoridad y el poder, así como en el uso de herramientas y técnicas de gestión.

El liderazgo y la dirección son dos funciones complementarias pero distintas en el ámbito empresarial.

Algunas de las principales diferencias entre ambos conceptos son:

– El liderazgo se centra en las personas, mientras que la dirección se centra en las tareas.

– El liderazgo se orienta al cambio, mientras que la dirección se orienta a la estabilidad.

– El liderazgo se basa en la influencia, mientras que la dirección se basa en la autoridad.

– El liderazgo se enfoca en el largo plazo, mientras que la dirección se enfoca en el corto plazo.

– El liderazgo es un arte, mientras que la dirección es una ciencia.

El Director General (CEO) o propietario, cuando este último ejercer la Dirección, es la máxima autoridad ejecutiva de una organización, responsable de definir y ejecutar la estrategia global, así como de representar a la empresa ante los stakeholders.

Tanto el Director General (CEO) o propietario, necesitan ser líderes y directores al mismo tiempo, ya que deben combinar las habilidades y competencias propias de cada función.

Por un lado, deben ser líderes capaces de inspirar, motivar y guiar a sus colaboradores y socios hacia una visión compartida, adaptándose a los cambios e innovando constantemente.

Por otro lado, deben ser directores capaces de planificar, organizar, dirigir y controlar las operaciones y recursos de la organización, tomando decisiones acertadas y eficientes.

El Director General es tanto un líder como un gestor, ya que debe ejercer ambas funciones de forma equilibrada y coherente. Sin embargo, dependiendo del contexto y la situación, puede predominar una u otra función. Por ejemplo:

– En momentos de crisis o incertidumbre, el Director General debe actuar más como líder que como gestor, para transmitir confianza, seguridad y esperanza a sus equipos y stakeholders.

– En momentos de crecimiento o expansión, el Director General debe actuar más como gestor que como líder, para asegurar la rentabilidad, la calidad y la sostenibilidad de la organización.

– En momentos de transformación o innovación, el Director General debe actuar como líder y gestor al mismo tiempo, para impulsar el cambio y crear valor para la organización y sus stakeholders.

En SFAI Human Capital Solution nos dedicamos a atraer, desarrollar y comprometer al talento que necesita cada compañía, sin importar tipo y tamaño, para alcanzar sus objetivos de negocio con el apoyo de SFAI Tech que desarrolla nuevas realidades organizacionales en los procesos de transformación digital con el uso de tecnologías emergentes como IA y RPA para generar confianza en los líderes que ahora se relacionan con sus equipos de una manera diferente. Consúltenos en www.sfai.co/contactenos o a través del WhatsApp +57 318 371 45 96.

Comments

ads_top
Powered by Sindyk Content
Arriba