Cali, mayo 30 de 2024. Actualizado: miércoles, mayo 29, 2024 23:25

Después de haberles atado las manos durante año y medio, ahora el gobierno les exige resultados a los militares

El gobierno desmotivó

El gobierno desmotivó
Foto: @Mindefensa
sábado 13 de abril, 2024

En medio del caos que impera en regiones como el Cauca, donde la presencia de grupos armados ilegales mantiene a la población en constante zozobra, es imprescindible reflexionar sobre las decisiones gubernamentales que han obstaculizado la labor de nuestras Fuerzas Militares.

Es indudable que la situación de orden público se ha visto agravada por políticas que, lejos de fortalecer a nuestras instituciones de seguridad, las han dejado inermes frente a una amenaza creciente y despiadada.

Las recientes declaraciones del ministro de Defensa, Iván Velásquez, no hacen más que evidenciar una realidad preocupante, pues, al señalar a las Fuerzas Militares por supuestos “momentos de relajamiento”, se les responsabiliza injustamente de algo que es culpa del mismo gobierno nacional, por decisiones erráticas.

La política de “seguridad humana” del presidente Gustavo Petro ha generado un ambiente de incertidumbre y desconfianza en cuanto a la capacidad de las Fuerzas Armadas para enfrentar a los grupos criminales. Si bien es fundamental garantizar el respeto por los derechos humanos, esto no puede traducirse en una inhibición de la acción militar contra aquellos que amenazan la estabilidad y la seguridad del país. Ahí el gobierno está confundido.

Es evidente que el denominado “cese al fuego bilateral” ha sido aprovechado por las disidencias de las Farc para fortalecerse y expandirse, como lo reconoce el mismo ministro de Defensa. Esta situación, lejos de ser una sorpresa, era previsible ante la ausencia de una respuesta contundente por parte del Estado.

Es momento de dejar de lado las políticas que debilitan a las Fuerzas Militares y brindarles el respaldo y los recursos necesarios para enfrentar eficazmente a quienes atentan contra la paz y la seguridad de Colombia. Exigir resultados es legítimo, pero hay que permitir que las tropas cumplan con su deber sin restricciones ni impedimentos políticos.

Comments

ads_top
Powered by Sindyk Content
Arriba